El imparable aumento de las tiendas propias Berlys

Hay una cosa que primero en Panasa, y luego en Berlys, siempre han tenido muy claro, si controlas la producción y la logísitca, deberías controlar también las ventas. Por eso, desde hace muchos años, Panasa se dedicó a llenar Pamplona de tiendas propias en las que vender sus poductos. Poco a poco las han ido extendiendo a otras provincias limítrofes, primero la cercana San Sebastián, después Bilbao, y ahora, Logroño.  Explicaremos brevemente en qué consiste este modelo de negocio y por qué es tan rentable.

Pamplona, monopolio de facto. 


Pamplona es territorio Panasa. De facto su dominio es tal que podemos hablar, no de monopolio, pero si de dominación total y absoluta del mercado. A través de las distintas marcas del grupo Panasa han ido poblando Pamplona de puntos de venta de sus productos, Taberna, Molino Viejo, La vieja tahona...todas las tiendas terminan por rendir cuentas a lo mismo, o  los mismos, al señor León Taberna, y por extensión, a Felipe Ruano.

Su modelo de negocio se ha basado en vender productos de calidad a un precio más generoso, para las cuentas de Panasa. La sabia elección de las zonas urbanas jugaba a su favor. Para empezar, las tiendas empezaron en Pamplona, una de las ciudades más caras de España, y luego estas tiendas estaban situadas en las mejores zonas de esta ciudad. Además, y en su defensa, hay que decir que acostumbraron a la gente a dos hornadas de pan fresco. El mismo pan que Berlys ultracongelaba, Panasa lo vendía fresco, y en hornadas de mañana y tarde. Con estas armas es fácil suponer que pronto se hicieron con el mercado. ¿Quién va a comprar pan congelado cuando tienes pan recién hecho por la mañana y por la tarde?

San Sebastián y Bilbao.

Tras el éxito en Pamplona vino la expansión a las cercanas ciudades de San Sebastián y Bilbao. En San Sebastián el grupo Panasa - Berlys se enfrentaba  además a sus fantasmas, fantasmas que parecen haberse esfumado al unificar todas las empresas en Berlys Corporación alimentaria. En la misma ciudad competían Berlys, Panadería Lasa y Lázaro Taberna, todas del mismo grupo, pero cada una de su padre y de su madre. Así, se daba la circanstancia de que el mejor cliente de Berlys en San Sebastián era Panadería Lasa, que a su vez le hacía la competencia vendiendo sus mismos productos.

El caso es que la irrupción de las tiendas no hizo sino aumentar esta lucha fraticida. De nuevo, estábamos ante tiendas muy bien elegidas, con buena ubicación y un cuidado producto, que permitía vender el pan y la bollería unos céntimos más arriba que la competencia, aumentando así sustancialmente sus beneficios.

Unos pocos años más tarde le llegó el turno a Bilbao. Las tiendas franquiciadas del grupo poco tardaron en reventar el mercado, eso sí, a base de calidad. Tiendas con facturaciones de varios miles de euros al mes confirmaban que este era un buen negocio.

Y ahora también Logroño.


La cercanía a la capital navarra, y el reparto desde hace varios años por la propia Panasa, tras el cierre de la delegación de Berlys, no auguraban nada bueno para los puntos calientes y panaderías locales. En efecto, Berlys va  a abrir una nueva tienda en la captial riojana. Sus puntos a favor serán seguramente los mismos que en las demas ciudades: pan recién hecho, reparto diario, y producto de calidad, además de tiendas con formato degustación, en las que poder consumir también los productos gourmet del grupo.

Comentarios

Entradas populares